LA CORRIENTE ELÉCTRICA Y SU INTENSIDAD

En anteriores artículos hablamos sobre las características de la corriente continua, como también la alternativa a esta, junto a sus ventajas y desventajas. En estos hablábamos sobre la igualdad de cargas eléctricas que debía de haber en un determinado tiempo. Para las continuas, debía haber cargas eléctricas viajando en un único sentido de circulación y siempre la misma cantidad en un tiempo predeterminado. Esto sucede en la mayoría de los electrodomésticos y componentes electrónicos que poseemos en nuestros hogares. Pero, a continuación, hablaremos sobre la corriente eléctrica y cómo las cargas si pueden moverse.

LA CORRIENTE ELECTRICA

Ya hemos estudiado las propiedades de los conductores en condiciones de equilibrio electrostático, es decir; en la situación en que no hay movimiento de cargas. Si situamos a un conductor en una región del espacio donde existe un campo eléctrico externo, sabemos que las cargas dentro del conductor comenzarán a moverse hasta que el campo eléctrico creado por la distribución de cargas en el conductor se oponga y anule al campo externo dentro del conductor, En ese momento, el conductor habrá alcanzado el equilibrio electrostático y ya no habrá movimiento de cargas. Desde el momento en que situamos el conductor en el campo externo hasta que se alcanza el equilibrio hay movimiento de cargas, pero como este movimiento no es permanente, se lo denomina movimiento transitorio: dura hasta que se llega al equilibrio. Si por algún motivo la situación de equilibrio electrostático no se pudiera alcanzar nunca, existiría siempre el movimiento de las cargas. Las cargas tendrán un movimiento permanente. Ahora estudiaremos las propiedades y los efectos del movimiento de cargas permanente en los conductores.

LAS CARGAS EN MOVIMIENTO

Gran parte de la importancia que tiene la electricidad en la vida moderna está relacionada con este movimiento de cargas.

Para iniciar nuestro estudio pensemos en una forma en que podamos producir un movimiento permanente de cargas en un conductor. Para eso, como dijimos, hay que pensar en una manera en la que el conductor no alcance el equilibrio electrostático. Como vimos, todos los puntos de un conductor deben estar a un mismo potencial eléctrico. Entonces, una manera de impedir el equilibrio electrostático es forzar que dos puntos del conductor se hallen a diferente potencial. Por ejemplo, si tomamos un alambre conductor y conectamos cada uno de sus extremos (A y B) a los bornes de una batería, como muestra la figura, siempre tendremos entre los extremos de la  barra una diferencia de potencial V. Dentro del conductor habrá un campo eléctrico que apuntará desde el extremo de mayor potencial (A) hacia el de menor potencial (B). Esto significa que una carga postraba dentro del conductor comenzará a moverse hacia B. Cuando se alejen las cargas desde A hacia B, se disminuye la diferencia de potencial entre A y B, pero como está la batería que mantiene fija la diferencia de potencial entre A y B, de ella fluyen cargas hacia el extremo A que comienza a moverse hacia B; por lo tanto, el movimiento de cargas es permanente. Lo que se produce en el conductor es parecido a lo que pasa con un tanque de agua con un agujero, ubicado a cierta altura del suelo y que se llena por medio de una bomba que eleva el agua desde el cielo hacia el tanque de manera que el nivel de agua en el tanque no varía. Toda el agua que se escapa por el agujero es repuesta por la bomba y, de ese modo, ¡el agua cae permanentemente y el tanque se vacía nunca! En esta comparación, la bomba hace las veces de batería, el nivel de agua en el tanque, de diferencia de potencial entre los extremos del conductor, y el agua, de carga eléctrica. Volveremos a menudo a pensar en esta analogía en nuestro estudio del movimiento de cargas.

El movimiento de cargas eléctricas recibe el nombre de corriente eléctrica y la batería recibe el nombre de generador eléctrico o fuente de tensión.

Form1

LA INTENSIDAD DE CORRIENTE

Para describir cómo es el movimiento de las cargas eléctricas en un conductor definimos la intensidad media de corriente (i) como la cantidad de carga que atraviesa la sección del conductor por unidad de tiempo:

Form2
Cuando medimos las cargas en coulomb y el tiempo en segundos, la intensidad media de corriente (o simplemente la corriente media) queda expresada en ampères (A), que es la unidad en el sistema internacional, en honor al físico y matemático francés André Ampère. Se utilizan a menudo submúltiplos del ampère, como el miliampère (mA), que es la milésima parte del ampére (10-3 A).
Cuando esta corriente media resulta constante en el tiempo, o sea, las cargas que atraviesan la sección son directamente proporcionales a los tiempos transcurridos, decimos que la corriente es continua (cc). En otro caso, la corriente será variable en el tiempo.

ARTICULOS RELACIONADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *