POR QUÉ ES NECESARIA UNA ECONOMÍA SOSTENIBLE

El desarrollo de la sostenibilidad en cualquier territorio que se precie, pasa por el desarrollo de políticas dirigidas a promocionar la utilización de fuentes de energías sostenibles, impulsar la competitividad de actividades sostenibles e invertir en el desarrollo de la innovación y la educación. Es importante destacar que la economía sostenible  consiste en un sistema que garantice el abastecimiento de recursos naturales a corto y largo plazo, la equidad social y al mismo tiempo genere ganancias económicas.

Se entiende por economía sostenible un modelo de crecimiento de acuerdo al desarrollo económico, social y ambiental en una economía productiva y competitiva, que favorezca el empleo de calidad, la igualdad de oportunidades y la cohesión social, y que garantice el respeto ambiental y el uso racional de los recursos naturales, de forma que permita satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las generaciones futuras para atender sus propias necesidades.

shutterstock_315695960

Es decir, la economía sostenible plantea cambiar este modelo de producción, distribución y consumo de lineal, a uno circular, donde sea posible restituir los recursos que la naturaleza brindó para no agotarla. Por otra parte, la urgencia de implementar este sistema a nivel global es debido a que nuestro planeta se encuentra en un desequilibrio extremo, que tendrá consecuencias catastróficas para la humanidad si seguimos con el mismo sistema económico que lo ha agotado.

Según los expertos, gracias a la explotación inconsciente de recursos naturales, en las próximas décadas disminuirá en 20% la producción mundial, esto representa una amenaza no ya para el crecimiento económico sino para la sobrevivencia de la población más pobre, que será la primera afectada.

Existen personas que aún no creen en la viabilidad de conjugar economía y ecología, pero es un modelo que ya funciona en algunas partes de mundo donde se han tomado en serio este reto, como el pueblo de Austria, que es casi totalmente sostenible.

De tal forma, está solución probablemente no sea fácil ni tampoco inmediata, pero es posible y necesaria  ya muchas empresas han comenzado adaptar políticas ecológicas para optimizar la utilización de recursos naturales y reducir sus emisiones contaminantes. Cuyo, reto ahora es que todas las empresas y toda la economía se vuelva sustentable, pues se requiere que todo el aparato productivo, toda la industria, el propio sistema de consumo se incorpore a este modelo para que funcione y veamos resultados a gran escala.

 

ARTICULOS RELACIONADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *