LOS EFECTOS DE LA CORRIENTE ELÉCTRICA

La circulación de la corriente eléctrica produce varios efectos que depende de la naturaleza del conductor y de la intensidad de la corriente.

Comencemos por mencionar las consecuencias del pasaje de corriente eléctrica en los seres vivos. Como vimos, nuestro cuerpo es un conductor y cuando por él circula una corriente se producen efectos fisiológicos que pueden resultar fatales. La corriente eléctrica actúa directamente sobre el sistema nervioso provocando contracciones musculares: esto es lo que se conoce con el nombre de “choque eléctrico”. Los casos peores de choque eléctrico se producen cuando la corriente penetra en el cuerpo por una mano y sale por la otra recorriendo todo el tórax de lado a lado, con gran riesgo de afectar el funcionamiento normal del corazón y el aparato respiratorio. Los efectos del paso de corriente en estos casos dependen fuertemente de la intensidad. Para bajas intensidades (de 0 a 500 µA), no llegamos a sentir el pasaje de corriente. Para corrientes de 0,5 a 2 mA se comienzan a sentir cosquilleos, y a partir de ese valor (de 2 a 10 mA), se comienzan a producir contracciones musculares que pueden llegar a ser dolorosas. A partir de los 16 mA contracción muscular impide soltarse de la fuente de choque. De 5 a 25 mA se pueden producir lesiones por intensas contracciones musculares, pero no se ven afectadas las funciones cardíacas y respiratorias. De 25 a 100 mA se paraliza la respiración. De 1 a 3 A se produce la fibrilación ventricular seguida de muerte si no se revive rápidamente el corazón.

blog-nucleo-natalia-corrietne-electrica-01

Si la corriente supera los 3 A, se produce un paro cardíaco masivo al tiempo que el calor provocado por la corriente destruye los tejidos. Este calor es Io que se conoce como efecto térmico o efecto Joule, el cual acompaña el paso de corriente por un conductor. La cantidad de calor depende de las propiedades del conductor por donde la corriente está circulando. Por ejemplo, en un conductor metálico los portadores son los electrones llamados “de conducción”. La estructura microscópica de estos metales está formada por iones (átomos cargados) fijos en determinadas posiciones (red cristalina) y rodeados de un mar de electrones de conducción. Cuando los electrones se mueven dentro de la red cristalina, colisionan con los iones que comienzan a vibrar alrededor de su posición de equilibrio. Los electrones transfieren parte de su energía cinética a la red de iones. A medida que aumentan las vibraciones de la red, se incrementa la temperatura del conductor. El efecto produce entonces un calentamiento del conductor que tiene muchísimas aplicaciones.

Las planchas, los secadores de pelo y de manos, los calentores y tostadoras son ejemplos de utilización del efecto Joule.

conductividad y concentracion salina (1)

Existen otro tipo de conductores, distintos de los metálicos. Las soluciones salinas o soluciones electrolíticas (sales disueltas en agua) o las sales fundidas son capaces de transmitir corrientes eléctricas. En este tipo de conductores, los portadores son los iones (positivos y negativos) en que se descompone la sal. En estos
casos, el pasaje de corriente está acompañado de efectos químicos. Estos efectos tienen también una importante aplicación; por ejemplo, el recubrimiento de metales (el cromado, el niquelado, el baño de plata, etc.).

ARTICULOS RELACIONADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *