LA LUZ Y LA IMPORTANCIA DEL FENÓMENO DE REFLEXIÓN

LA LUZ

Sin luz no podemos ver. La habilidad visual de los humanos y de los animales es el resultado de interacciones complejas entre la Iuz, el cerebro y los ojos. Podemos ver porque Ia luz de un objeto atraviesa el espacio y llega a nuestros ojos. Una vez que Ia luz llega a nuestros ojos, se envían señales a nuestro cerebro; este último descifra la información para detectar la aparición, la posición y el movimiento de los objetos que estamos viendo. Todo este proceso, tan complejo como es, no sería posible sin la luz. Sin luz no podríamos ver.

Cualquiera de nosotros sabe Io problemática que resulta la falta de luz. En la oscuridad, la percepción de los objetos se hace dificultosa; lo mismo sucede cuando cerramos los ojos. Apagar la luz o cerrar los ojos tiene el mismo efecto: oscuridad.

Si estuvieran en una habitación con las luces apagadas, y se cubrieran las ventanas con papel negro y no se permitiera pasar la luz de ninguna manera, nada en la habitación podría ser visto. Aunque hubiera objetos para ver, ojos para mirar, cerebro para decodificar, nada se podría ver porque no hay luz y nuestros ojos no perciben otras frecuencias como el infrarrojo.

La habitación y todo lo demás se vería negro. El negro significa ausencia de luz, y sin luz nada puede ser visto. Cuando una habitación llena de objetos está toda oscura, eso implica que los objetos ni generan Iuz ni la reflejan hacia nuestros ojos. Para poder ver necesitamos que un objeto emita o refleje luz y que esa luz llegue a nuestros ojos.

Los objetos se pueden dividir en dos categorías:

Objetos luminosos y objetos iluminados. Los objetos luminosos son aquellos que generan su propia Iuz; los objetos iluminados son aquellos que son capaces de reflejar la luz hacia nuestros ojos. El Sol y las estrellas son ejemplos de objetos luminosos, mientras que la Luna y los planetas son ejemplos de objetos iluminados. Las reacciones nucleares que se producen en el Sol son las que generan suficiente luz para llegar a la Tierra. El azul del cielo, el verde del pasto, el color de la camisa de mi compañero, el color del auto del vecino se deben al reflejo de la luz del Sol sobre estos objetos. Sin la luz de los objetos luminosos, los objetos iluminados no podrían ser vistos.

foto1

¿QUÉ ES LA NOCHE?

A la noche, la Tierra ha rotado a una posición donde la luz del Sol no le llega (en nuestra región geográfica), debido a la imposibilidad que tiene la Iuz de “doblarse” lo necesario; los objetos parecen negros o Io suficientemente oscuros como para ser considerados así. Sin luz no podemos ver.

Ninguno de nosotros somos objetos que generamos luz. No somos objetos brillantes como el sol, sino iluminados como la Luna. Somos visibles solo por la Iuz que se refleja en nosotros hacia los ojos de quienes nos ven; únicamente por la reflexión de la Iuz podemos ser vistos nosotros, así como cualquier objeto. Estudiar la manera en que la luz se refleja en los objetos y viaja hasta nuestra vista es tan importante que vale la pena detenernos en este tema.

Una luz que pasa por la ventana de un cuarto oscuro, la luz del faro de un automóvil en la carretera, la luz de la linterna que usamos en un campamento o la luz de una lámpara encendida en una habitación oscura pueden ser representadas por un conjunto de líneas rectas orientadas que llamamos rayos.

La óptica es la parte de la física que estudia los fenómenos luminosos; el concepto de rayo es muy útil para entender estos fenómenos.

El conjunto de rayos de Iuz que se propagan forman un haz de luz. Este es un fenómeno visible que depende del grado de oscuridad del ambiente donde se emita el haz de luz. También es fundamental tomar en cuenta Ias partículas que están en suspensión (si hay niebla, humo o llovizna). Los haces de Iuz pueden ser convergentes, divergentes o paralelos, pero de eso hablaremos más adelante. Lo que es importante es que podemos representar el haz de luz que proviene de una fuente luminosa con rayos en la dirección de propagación.

foto 2

EL ÁNGULO VISUAL

El punto más lejano que puede ser visto por una persona se llama punto remoto; para el ojo normal, está en el infinito. EI punto más cercano para ver algo se llama lógicamente punto cercano; para el ojo normal, es de 25 cm. Si queremos ver un objeto distante, debemos observar el punto más alto del objeto y el más bajo; los rayos de luz que parten desde esos puntos e inciden en nuestro ojo conforman el ángulo visual.

Cuanto mayor es la distancia entre el ojo y el objeto, más pequeño es su ángulo visual.

En el siguiente artículo hablamos sobre cómo se forma la imagen y las leyes de reflexión para poder seguir ampliando este tema y poder entenderlo en su totalidad.

ARTICULOS RELACIONADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *